BREVE RESEÑA DE LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA EN BOLIVIA (1/3)

Como parte de la programación de la Semana Internacional del Corto, que concluyo hace algunos días, Claudio Sánchez habló en una conferencia acerca de la critica cinematográfica en Bolivia, aqui les presentamos la primera parte:

Se puede decir que la crítica cinematográfica en Bolivia, tuvo su gran auge en la década del setenta. Esto responde al trabajo incansable, que en La Paz realizaron personalidades tan importantes dentro de la historia contemporánea para la formación de públicos como: Renzo Cotta, Amalia de Gallardo y, sobretodo, el sacerdote jesuita Luis Espinal. Ellos formaron una generación joven muy prolífica, que supo hacer de la crítica un oficio más responsable dándole una categoría diferente, que hasta ese momento no había alcanzado, así la crítica logró convertirse en algo útil para la sociedad. La creación de los primeros Cine Clubes en el Cine 16 de Julio, encabezados por el ya mítico Cine Club Luminaria que Espinal conducía, fueron el germen de la explosión de nuevas firmas que empezara a trabajar en distintos matutinos paceños (Presencia, Hoy, El Diario). Entre quienes dicen presente en esta época, se encuentran Carlos Mesa y Alfonso Gumucio Dagrón, ambos hicieron los aportes más importantes a la historiografía del cine boliviano, con la publicación de sus libros: La Historia del Cine en Boliva (Gumucio, 1982) y La Aventura del Cine Boliviano (Mesa, 1985). También formó parte del Cine Club Luminaria el hoy director de cine, Rodrigo Ayala Bluske. Otro de los impulsos que merecen ser reconocidos para una breve introducción a la crítica cinematográfica en Bolivia, es la publicación de los Cuadernos Críticos, editados por la Editorial Don Bosco, estos trabajos permitieron al espectador común hacerse de armas para poder acercarse de mejor manera al discurso estético de los films. Catorce Cuadernos fueron publicados y doce de ellos escritos por Luis Espinal, entre ellos se destaca Conciencia Crítica ante el cine (1976). Fue en la década del setenta (1976) que se creó la Cinemateca Boliviana, ahora que ya existía un espacio propicio para el visionado del cine, la realidad se transformó. Vivimos así, el inicio de un trabajo que a la cabeza de Pedro Susz y Carlos Mesa, ayudo al fortalecimiento de la formación de públicos. Poco a poco los asistentes frecuentes de las sesiones de la Cinemateca fueron posicionándose en el medio de la crítica cinematográfica boliviana en las décadas posteriores. Se trata de rostros jóvenes que trabajaron entre los ochenta y los noventa. Entre los nombres que se destacan en este grupo están: Julio Peñaloza y Mauricio Souza, este último publica la columna semanal Ocho y medio en el matutino Página Siete (La Paz), un espacio dedicado a la crítica y la discusión del cine en Bolivia. Entre quienes se han mantenido en vigencia desde la década del setenta, Pedro Susz es el crítico con el mayor aporte a la discusión del cine, sus columnas en la prensa desde más de tres décadas ilustran a nuevos públicos y acompañan a quienes ya reconocen en él a una de las voces más autorizadas en el tema. Susz no sólo trabajó en periódicos, sino también en radio (Radio Cristal, y otras) y en Televisión, insistiendo, desde donde podía, en su labor incansable. Él fue el director de la Cinemateca Boliviana durante muchos años, y junto a un equipo de personas interesadas en el apoyo a la cultura cinematográfica en el país consiguieron en 1992 la aprobación de la ley del cine, y en los 2007, la inauguración de la sede propia de esta institución en La Paz. Sin embargo, algo que hay que tomar en cuenta en el análisis de la época dorada de la crítica cinematográfica en Bolivia, es el gran quiebre que se da en 1980 con el asesinato de Luis Espinal por órdenes de la que luego sería la narco dictadura militar de Luis García Meza (1980-1981). Este punto de inflexión, representó un gran golpe para la generación inmediata que quedó a la deriva, luego de la decadencia de los Cine Clubes y el ocaso de las instituciones aglutinadoras del debate, la realidad cambió drásticamente. La dictadura hizo que todo fuera perdiendo fuerza de a poco, y la democracia del neoliberalismo fue testigo de la crisis más aguda de la crítica cinematográfica. Esto fue una consecuencia de las condiciones sociales que el país vivió entre 1982 y 2002. El rasgo más importante en esta coyuntura, puede ser visto en un estudio a profundidad de la crítica acerca de La Nación Clandestina (Jorge Sanjinés, 1989). Estrenada el 22 de marzo de 1990 como un homenaje a Luis Espinal a diez años de su asesinato, la película de Sanjinés no fue leída en su total dimensión como consecuencia del debilitamiento de la formación de críticos en ese periodo. Es así que una de las mejores lecturas corresponde a Silvia Rivera, socióloga, y no así a un especialista en la crítica.

Por: Claudio Sánchez Castro

Encuentra el artículo completo en:    http://cineconcristal.blogspot.com/

Podcast de Imaginea

FOTO: Pablo Osorio

Escucha más audios de este festival AQUÍ.

¿Qué es Cultura?

SIC 2010: Por qué el “cortometraje”

Desde inicios de la década pasada el cortometraje ha experimentado profundas transformaciones que le han llevado a convertirse por fin en un género audiovisual con entidad y problemática propias. Aumento de la producción, la incursión de las tecnologías digitales, los festivales especializados, etc. son sólo algunos de los aspectos esenciales para entender dicha evolución.

Actualmente las productoras se  fijan en los cortos para descubrir nuevos talentos y se atiende a ese trabajo para apostar o no por alguien.

El cortometraje se presenta como la primera demostración de la visión propia del realizador. Los cortometrajes merecen formar parte de la filmografía de los directores, como piezas clave de gran interés para adentrarse en su “mirada” personal.  Los nuevos realizadores (jóvenes y maduros) encuentran en el corto la manera de expresar sus narrativas audiovisuales

La finalidad de todo cortometraje es contar pequeñas historias de la vida cotidiana que hacen que el espectador encuentre el cortometraje atractivo. Asimismo, esta brevedad brinda al director la oportunidad de realizar experimentaciones y buscar nuevos caminos.

Los cortos dan a conocer nuestras historias, las vidas, creencias, sueños de un país diverso, encuentran en el lenguaje audiovisual una manera de decir de expresar nuestro universo cultural.

Se acerca la Semana Internacional del Corto, comparte esta experiencia con nosotros. Encuantra mas información en nuestra web: http://www.sicorto.com